Anotación sistémica: Encontrando nuestro buen lugar

/ / Anotaciones
Anotación sistémica: Encontrando nuestro buen lugar

Normalmente nuestra atención no está en el presente y en esta anotación Sistémica hablamos del reto en encontrar nuestro buen lugar.

Estar en el AQUÍ y en el AHORA.

En la búsqueda del buen lugar, he comentado anteriormente la importancia de relativizar, de dar la justa medida a las cosas.

Esto implica una condición, estar en el AQUÍ y en el AHORA.

ESTAMOS DONDE ESTÁ NUESTRA ATENCIÓN.

Normalmente nuestra atención no está en el presente y es nuestro reto el encontrar nuestro buen lugar.

Si observamos, con cuidado, nos podremos dar cuenta que nuestra atención suele estar en el pasado remoto o reciente.

A veces nuestra atención está en el futuro, un futuro que imaginamos desde el repertorio de las experiencias vividas, o sea un futuro que imaginamos desde el pasado, como suelo decir, nuestro futuro lo hacemos  pasado aunque aún está por venir.

Acudimos al pasado, extraemos de las experiencias vividas la información para crear la visión del futuro.

La visión del futuro no se crea de la nada, con mucha frecuencia la información que utilizamos para crear la visión del futuro, es una información  que limita.

No es habitual extraer de las experiencias vividas lo aprendido, lo positivo, las cualidades obtenidas gracias a eventos, incluso dolorosos de nuestra vida.

Dado que no estamos acostumbrados a relativizar la tendencia es a quedarnos fijados en las partes negativas de las experiencias vividas. Con esta información de lo negativo, en ocasiones de hechos  traumáticos que hayamos vivido, creamos una visión del futuro que nos carga de ansiedad, de incertidumbre y de negatividad.

Nos movemos del pasado al futuro, sin tomar conciencia del momento presente.

El presente es nuevo. La vida es nueva cada momento y es ahí en la conexión con lo nuevo donde encontramos nuestro buen lugar interno, relativizando cada situación, simplemente porque es nueva y conectando con el presente, tal como es.

Esto implica una actitud de quietud, de observación de nuestro discurso interior, que viene de atrás. Quietud para observar lo que pasa y observarnos a nosotros mismos sin juicios de valor u observando nuestros juicios.

Estar en el Aquí y en el Ahora requiere un entrenamiento de la atención, traerla al  momento presente. El Aquí y el Ahora es condición sine qua non para encontrar nuestro buen lugar interno.

 

SUBIR